Ella

Reina de mi corazón, de mi amor, de mis sueños, de mi espíritu.

Has sido dueña desde la primera vez que te vi

Fugaz en el instante de la noche atravesaste el momento y temblando deje la noche por transcurrir contigo

Te amo por el amor que me da el pensarte, te amo por la maravilla de mujer que eres

Bailas alrededor de mí insinuando tus labios entre mis labios, y tus sueños a un lado de los míos

Provocaste con tus manos la catarata de impensables aventuras

Y como un niño jugabas a que no te importaba

Esa criatura del instante, luz y sombra

Carne y lumbre

Como brasas incendiando mi estomago

Tus manos en mi cara, tus manos en mi mente, tus manos en mi alma

Tus manos en mis palabras, tus manos en mis tardes

Tu silueta acomodada atrás de cubos de cristal, día tras día, ocultaban lo que querían pero tu interior se desnudaba

Atraparía mariposas toda la vida, red encantada

 Palacio de fuego encendido de tus ojos

Corazón de reina y pies de esclava

Por tus caminos yo he viajado

Quiero hoy detenerme para siempre

Admirar el paisaje infinito del azul y el blanco

Llorar hasta perder el sentido

Y despertar un día más en tus brazos.

Acp