Casa V , 2016

Fotografía: Cesar Béjar

 

Esta casa es un juego de depuración del espacio, de la forma, del color. El patio juega un papel protagonista en el proyecto, es el articulador, el titiritero. Busca generar una atmosfera de serenidad y contemplación. Una arquitectura que en su complexión sea lo mas sencilla posible. Una poesía a la felicidad de un momento, traducida en muros, techos y pisos.